Pollo al horno con salsa de tomate

En la actualidad el tiempo es uno de los factores más determinantes a la hora de decidir qué estamos dispuestos a hacer y esta realidad no se escapa de la cocina de manera que si eres alguien que trabaja a tiempo completo sin lugar a dudas precisas de recetas que se ajusten a tus necesidades y que puedas preparar sin que hagan faltas muchas horas.

Ahora bien, aunque casi nadie puede escapar de lo anterior también es verdad que no podemos sacrificar el sabor solamente para ahorrar tiempo y es por eso que el día de hoy queremos que nos acompañes a aventurarnos en la cocina; en el proceso aprenderás a preparar un delicioso pollo al horno con salsa ideal para agasajar a los más pequeños del hogar y también para llevar al trabajo y compartir.

Los expertos del arte culinario aseguran que la clave en cualquier receta reside en los ingredientes de manera que a la hora de seleccionar los mismos debes asegurarte de que sean de buena calidad pero no solamente eso sino que además es importante que estén frescos porque eso le aporta un toque único a los platillos.

¡La preparación del pollo al horno con salsa de tomate es muy simple!

5 from 1 reviews
Pollo al horno con salsa de tomate
 
Autor:
Ingredientes
  • • 1 pollo entero. El tamaño del pollo variará en función del número de personas que vayan a disfrutar de la comida así que ten esto en consideración. Para una familia de 5 personas con un pollo de 2 kilogramos es suficiente.
  • • 1 lata grande de tomates naturales triturados. Existen muchas marcas pero procura escoger una que en realidad no utilice sustancias químicas para conservar los tomates puesto que esto puede ser nocivo para la salud.
  • • 4 dientes de ajo.
  • • 1 cebolla mediana.
  • • 2 pimientos rojos.
  • • 1 cucharadita de comino.
  • • Aceite de oliva.
  • • Sal y pimienta.
Elaboración
  1. En primer lugar asegúrate de cortar el pollo de manera que al final queden piezas de buen tamaño. En el supermercado le puedes pedir al carnicero que haga esto por ti. Si no tuviste problemas con este ítem recuerda que debes precalentar el horno; hazlo a 200 °C unos veinte minutos antes de colocar el pollo en su interior.
  2. El pollo es el protagonista pero la salsa debe quedar perfecta
  3. En el vaso de la licuadora o trituradora pon los tomates naturales, adiciona los 4 dientes de ajo que debieron ser pelados con anterioridad, procede a agregar la cebolla que haz de cortar en 4 partes iguales y los pimientos rojos cortados y sin semillas para evitar accidentes picantes.
  4. A la mezcla anterior le debes añadir aceite de oliva, aquí déjate llevar por tu gusto personal, además del aceite emplea un cuarto de taza de agua potable, un poco de sal, pimienta y comino que siempre le da ese gusto diferente.
  5. Todo esto ha de triturarse para formar una pasta y esta será la base de la salsa. No te olvides de probarla para asegurarte de que todo está en orden y reserva porque más adelante la necesitarás. Una de las principales ventajas de obtener esta pasta es que todos los ingredientes se incorporan de una manera eficiente y eso se traduce en un mejor sabor.¡Ahora sí, es el turno del pollo!
  6. Consigue una bandeja apropiada para hornear y coloca el pollo en su interior, ponle los condimentos que mencionamos anteriormente; no te olvides de la sal y pimienta. La pasta de tomate que preparaste hace un rato ahora debe ir encima del pollo. El objetivo principal en este punto es que el pollo quede bien cubierto de manera que absorba todos esos aromas y sabores.
  7. Deja el pollo en el horno que ya desde el principio estaba a 200 °C. Luego de que haya transcurrido media hora voltea las piezas de pollo, esto para que las mismas también se impregnen con salsa de tomate. El tiempo de cocción no debería superar los sesenta minutos pero puedes dejarlo un poco más si te gusta menos húmedo. Lo importante aquí es que no quede demasiado seco.

Para finalizar sería perfecto que sirvieras este pollo al horno con salsa de tomate acompañado con arroz blanco o también con puré de patatas. Es una idea genial para una cena con la familia y amigos.